Aprofin

Asaja-Cádiz alerta de otro verano con alto riesgo de incendios por la falta de limpieza del monte

Insta a la Consejería de Agricultura a resolver sin más demora unas ayudas que no se convocaban desde 201

Lamenta que los 107 millones de la nueva convocatoria sigan a la espera de resolución definitiva para su ejecución

“La reactivación de las ayudas forestales después de siete años sin convocarse es una apuesta real del Gobierno andaluz por la regeneración y protección del medio ambiente”. La consejera de Agricultura, Carmen Crespo, realizó estas declaraciones con motivo de la publicación en el BOJA de las bases reguladoras de la convocatoria de estas ayudas, y lo adornó con la coletilla: “Los compromisos de la Consejería no quedan solo en buenas palabras”.

El sector agrario se las prometía muy felices con el anuncio, pero un año y ocho meses después, la Consejería sigue sin publicar la resolución definitiva de unas ayudas que Asaja-Cádiz considera “malditas” y sin que nadie explique los motivos de un retraso que genera “impotencia, incertidumbre y desesperación”.

En verano del año pasado ya hubo al menos tres incendios en el puerto del Boyar entre Grazalema y Benaocaz, otro en Zahara de la Sierra… Se acerca otro verano y el riesgo de incendios forestales en la provincia sigue siendo extremo por la falta de limpieza en los montes, donde se acumula gran cantidad de combustible que a la mínima puede salir ardiendo en una situación que se prolonga desde la última convocatoria de unas ayudas que, además de imprescindibles para prevenir el riesgo de incendios, la propia consejera califica de “fundamentales” para evitar la despoblación del medio rural por la generación de empleo y riqueza que implican estas subvenciones.

“Lo último que nos dijeron es que iban a estar listas para finales de 2020, luego seguro para enero de 2021, luego par febrero… y así van pasando los días y nada de nada”, lamenta Asaja-Cádiz, que se muestra muy crítica con el paso del tiempo sin que se resuelvan unas ayudas para las que se han presentado solicitudes por importe de 117 millones de euros, diez millones más de lo presupuestado para toda Andalucía, “lo que revela la necesidad de que se ejecuten trabajos fundamentales como desbroces, clareos, podas y regeneración arbórea, que deben hacerse cuanto antes”.

La organización agraria insta a Carmen Crespo a “que haga lo que tenga que hacer” para resolver un problema que sigue igual que antes a pesar del cambio en el equipo de gobierno. “Es uno de los puntos negro de esta Consejería al que hay que dar una solución con carácter de urgencia”.

La patronal del campo sostiene que “sobre las ayudas forestales debe caer una maldición o algo por el estilo”, ya que tras convocarlas el nuevo equipo de Gobierno de la Junta de Andalucía a finales de 2019, “resulta que llevamos desde entonces para que se publique la resolución definitiva, es decir, para que los solicitantes sepan si pueden contar con estas ayudas o no y por tanto llevar a cabo las inversiones”.

“Ya hemos perdido un año y vamos camino de perder otro”, prosigue Asaja-Cádiz, no sin alertar de que “después en verano nos lamentaremos cuando se disparen los incendios forestales. Tenemos unos montes que están sucios, llenos de matorral, y por tanto, cargados de combustible que multiplican los riesgos y la gravedad de cualquier incendio”.

Ayudas contra incendios sin gancho

La organización agraria da otro tirón de orejas a la Consejería a cuenta de las ayudas para la prevención y control de incendios -mientras que las forestales se destinan a labores de desbroce, reforestación, conservación y mantenimiento, entre otros, estas son para infraestructuras contra incendios propiamente dichas como cortafuegos…-, “otras ayudas fundamentales que no terminan de llegar a los titulares”.

Aunque esta línea de ayudas fue convocada en 2018 y resuelta provisionalmente en 2019, a día de hoy tampoco hay resolución definitiva, con lo que “son más de dos años de espera en los que los beneficiaros provisionales, tanto públicos como privados, han tenido que soportar el coste de ejecución de los trabajos que se solicitaron sin que a la fecha se haya recibido ni un céntimo de esta ayuda y sin garantías de que vayan a recibir las mismas hasta saber si son o no beneficiarios definitivos”.

A diferencia de las forestales, Asaja-Cádiz tiene noticias de que las solicitudes de las ayudas contra incendios apenas alcanzan los 300.000 euros de un presupuesto total de 14 millones de euros. El problema es que se trata de una línea mal diseñada, en la que los trabajos están mal pagados y no se permite realizarlos con medios propios, explica la organización agraria, desde la que solicitan una nueva convocatoria que se adapte a la realidad y que impida que se pierda este dinero.

¿Te ha gustado esta noticia?

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

deja un comentario