Aprofin

Se elevan los precios de la aceituna de mesa ante la previsión de una corta cosecha en la que disminuye la producción española

Por otro lado debido a esta reducción de cosecha, la aceituna presenta una gran calidad, dado que con unos árboles mucho menos cargados el calibre de la aceituna es mayor.  

La  cosecha de aceituna de mesa, se estima  que será la más corta del último decenio con sólo 487.000 toneladas, 101.000 toneladas menos que la pasada campaña. En las variedades manzanilla y gordal se estima que la producción caiga en más de un 50 por ciento, debido principalmente a la reducción de las precipitaciones en un 35% y a las altas temperaturas primaverales.

En concreto, en el caso de la manzanilla, en la XXXVII Jornada de Aceituna de Mesa que ASAJA-Sevilla celebró en Huévar del Aljarafe, se estimo que la producción final será de 95.000 toneladas, 114.000 toneladas menos que la pasada, mientras que en el caso de la gordal se estima que se recolectarán 17.000 toneladas, 26.000 toneladas menos que la pasada. No obstante, la recuperación de la producción de las variedades extremeñas (cacereña y carrasqueña) y la reducción mucho más atenuada de la variedad hojiblanca, maquillan las cifras y evitan una mayor caída de la producción nacional.

Estas estimaciones de cosecha que están muy por debajo de las necesidades habituales de la industria y los envasadores españoles, las ofreció en su intervención el responsable técnico de la sectorial de Aceituna de Mesa de ASAJA-Sevilla, José Vázquez, quien puso de manifiesto que las necesidades del consumo nacional y de las exportaciones superan las 600.000 toneladas, por lo que para  atender los compromisos comerciales del sector será necesario dar salida a una parte importante del stocks que se arrastra de campañas anteriores. Esta situación ha provocado la recuperación del precio en origen para todas las variedades, y con especial incidencia para la gordal y la manzanilla, las dos más escasas esta campaña.

Respecto al balance de campaña Vázquez destacó el buen comportamiento de las exportaciones, que se han incrementado en casi un 4% al pasar de las 357.000 toneladas de la campaña 2017/2018 a las 371.000 de la 2018/2019, consolidando la tendencia al crecimiento mostrada en las tres campañas precedentes. Y todo ello en una campaña en la que ha pesado el gravamen impuesto en agosto de 2018 a la aceituna negra española por la administración Trump, que ha provocado la reducción de un 50% en las exportaciones de aceituna negra nacional a Estados Unidos. El futuro del comercio con ese país es cada día más incierto, puesto que sobre el sector pende la amenaza de nuevos aranceles del Gobierno de Trump a diversos productos agrícolas europeos, entre los que figura también la aceituna de mesa.

España cuenta con 2.605.200 hectáreas de olivar, de las que 149.700 (5,7%) se dedican a la producción de aceitunas de mesa (el resto se destina a la producción de aceite de oliva). La producción de aceitunas de mesa se concentra en dos regiones ubicadas en la mitad sur de España: Andalucía (83,5%) y Extremadura (13,7%). Por consiguiente, la mayoría de las empresas que operan en este sector se ubican también en estas dos regiones, existiendo actualmente más de 400 empresas con actividad.

El sector genera en España unos 8.000 empleos directos y más de 6 millones de jornales como consecuencia de la recolección y el cultivo del olivo. A ello hay que añadir los empleos creados por las empresas y fábricas auxiliares como las de vidrio, hojalata, cartonaje, maquinaria, transportes, etc. Todo ello supone un 22% del valor y casi un 30% del empleo generado en España por el sector de conservas y preparados de productos vegetales. Se estima que la aportación del sector al PIB nacional supera los 1.000 millones de euros, dato que es especialmente relevante en términos relativos para el PIB de las regiones de Andalucía y Extremadura.

Fuente de información asaja 

¿Te ha gustado esta noticia?

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

deja un comentario